El reconocido DT Darío Forestello envió su saludo a toda la gente de San Martín de Mackenna por los 100 años  y dijo que para él sería una felicidad enorme poder dirigir al club de sus amores.

El reconocido DT Darío Forestello envió su saludo a toda la gente de San Martín de Mackenna por los 100 años y dijo que para él sería una felicidad enorme poder dirigir al club de sus amores.

La frase que titula esta nota corresponde a uno de los jugadores surgidos de las inferiores de San Martín de Mackenna que tuvo poco tiempo en primera división, porque desde muy joven ‘‘voló’’ hacia el fútbol grande de Argentina, con una exitosa carrera como futbolista en clubes argentinos e internacionales, continuando luego como entrenador, siendo uno de los màs reconocidos a nivel nacional. Rubén Darío Forestello, el ‘‘Yagui’’ como lo apodaron periodistas de medios capitalinos.

Con mucha humildad y cordialidad, Darío aceptó una entrevista realizada desde la redacción de Emisario Deportes, puntualmente referida a tan significativa fecha que el pasado 10 de Diciembre de 2020 cumplió su querido Club Atlético San Martín.

‘‘Cien años no es poca cosa y vale disfrutarlo’’, comenzó diciendo el ‘‘Yagui’’, para luego agregar: ‘‘Quiero enviarle mis felicitaciones por estos 100 años que hoy cumple San Martín’’.

‘‘Evidentemente hay una historia detrás de todo esto. Con muchos ídolos, entrenadores, buenos dirigentes, los que están ahora y los que ya no están. Una gran institución de la cual tengo mis recuerdos más importantes de mi adolescencia, donde tuve técnicos como el ‘‘Bota’’ Garoni, el ‘‘Tota’’ Mainguyague en una reserva que jugaba muy bien y salió campeona’’, recordó con nostalgia haciendo memoria de más de treinta años atrás, cuando él era un pibe y mostraba su talento dentro del campo de juego. Luego de salir campeón con la reserva, jugó solo unos partidos en Primera División, en el equipo que dirigía el recordado José ‘‘Cutu’’ Alaniz, destacándose aquel memorable encuentro disputado en Río Tercero en una final por el Torneo Regional ante el equipo local 9 de Julio.

Pero Darío no se olvida de algunas anécdotas de aquella época cuando con el plantel de reserva viajaban en camionetas que ponían ‘‘Suky’’, el ‘‘Vasco’’ y el ‘‘Lobito’’ Saharrea y el rastrojero de Hugo Mobilia, a quien lo recuerda como el amigo que le dió sus primeros trabajos en Mackenna.

‘‘Son recuerdos inolvidables que nunca se me van a borrar. Volvíamos sentados atrás de las camionetas de gente que hacían de dirigentes, utileros, hacían de todo. Jamás los voy a olvidar’’, manifestó el ‘‘Yagui’’ con tono de estar emocionado.

‘‘Para mi San Martín fue el inicio en el fútbol de once y me quedo con estos gratos recuerdos de haber compartido desde lo amateur cosas tan hermosas e inolvidables’’, continuó diciendo el ahora DT de Nueva Chicago.

La ilusión de ser técnico de San Martín sigue intacta

El ‘‘Yagui’’ Forestello y el nombre de San Martín tienen mucho en común, porque surgió de San Martín de Mackenna, porque salió campeón como jugador vistiendo los colores de San Martín de Mendoza ascendiendo a la ‘‘B’’ Nacional, y porque como entrenador ha dirigido a San Martín de San Juan y a San Martín de Tucumán con exitosas campañas. Entonces no podía faltar la pregunta, si le gustaría dirigir al club de donde surgió como futbolista.

‘‘Para mí sería una felidad enorme dirigir a San Martín’’

Sin dudarlo y con mucha firmeza, Forestello respondió: ‘‘Si bien desde hace años estoy radicado en la ciudad de Rafaela, son cosas que a uno se le cruzan por la cabeza. No haber tenido la posibilidad de continuar mi carrera como profesional en San Lorenzo por mi adolescencia, y ahora, luego de haber construido mi carrera como entrenador, claro que me gustaría algún día -en algún tiempo no muy lejano- ser técnico de San Martín, porque no?. Tengo amigos que han hecho crecer al club, como Daniel Saharrea, el ‘‘Vasco’’, el ‘‘Lobito’’, en su momento la lucha diaria que tuvo por el club Marcelo Lucero, los recordados Miguelito Elia y ‘‘Suky’’ y Hugo Mobilia. Esa decisión está ligada a sentimientos, sobre todas las cosas, para mi sería una felicidad enorme’’, manifestó Darío, el ‘‘Potrillo’’ como lo llamaba el ‘‘Lobito’’ Saharrea.

En el final expresó su sentimiento por San Martín: ‘‘Desde el lugar que hoy me toca ocupar (DT de Nueva Chicago) enviarles un abrazo de alma a todos los hinchas de San Martín, un club que ha evolucionado, que hoy está cumpliendo cien años, que no es poca cosa, es una historia grande. Felicitaciones de corazón a toda esa gran familia que integran el club’’.

Rubén Darío Forestello, surgido de la ‘‘cantera celeste’’ de San Martín de Mackenna, que triunfó como jugador, eterno goleador por todos los clubes que pasó, y luego como entrenador sigue sosteniendo su éxito, demostrado con hechos que por algo es uno de los técnicos más valorados de la Argentina.

Que manifieste su ilusión de dirigir al club de donde surgió, a su querido San Martín de Mackenna, fue el mejor regalo que recibió la ‘‘Comunidad Patriota’’ al momento de celebrar un siglo de gloria.

Los 100 años no se pudieron festejar como se hubiese querido, por lo que todo el mundo sabe y no hace falta recordar, pero que un ídolo del club, que brilló como jugador y ahora como entrenador confiese que para él sería una felicidad dirigir a San Martín, es el mejor festejo en el centenario del Santo Mackennense.

 

Redacción: Alejandro Fernández