El  trio  power  Divididos, continúa celebrando sus 30 años girando por todo el país, días pasados estuvieron en Río Cuarto ante más de cinco mil almas. (Foto: Marcelo de la Torre).

El trio power Divididos, continúa celebrando sus 30 años girando por todo el país, días pasados estuvieron en Río Cuarto ante más de cinco mil almas. (Foto: Marcelo de la Torre).

El el marco de su gira celebrando sus tres décadas con el Rock Nacional, denominada ‘‘30 años haciendo cosas raras”, el grupo Divididos -la semana anterior- pasó por Córdoba. El jueves 23 tocaron ante más de cinco mil personas en el predio de la Sociedad Rural de Río Cuarto, mientras que el sábado 25 “la rompieron” en el Anfiteatro “Carlos Gardel” de la ciudad serrana de La Falda con lleno total.

La extensa gira que arrancó en el mes de Junio con actuaciones en Santa Rosa (La Pampa) y Bahía Blanca, continuó luego con varias presentaciones en Uruguay para después retornar al país continuando en el mes de Agosto en Mendoza, Río Cuarto y La Falda.

El trio power liderado por Ricardo Mollo seguirá “haciendo cosas raras” hasta el próximo año, según lo que salió de la productora que los representa. Por lo que los fanáticos de una de las pocas bandas del Rock Nacional que siguen en la ruta, están de parabienes.

30 Años a puro Rock

“Remontar el barrilete en esta tempestad, sólo hará entender que ayer no es hoy… que hoy es hoy y que no soy actor de lo que fui” (“Spaghetti del rock”, Divididos).

Hace 30 años se formaba la banda de Rock, Divididos, luego de haberse disuelto el emblemático grupo Sumo que lideraba Luca Prodan. La idea de sus fundadores Ricardo Mollo y Diego Arnedo -que comenzó a inicios de Junio- fue volver a grabar (y reeditar) toda la discografía de Divididos, de principio a fin, y comenzando desde su mismísimo debut, 40 dibujos ahí en el piso.

Así las cosas, Mollo, Arnedo y Catriel Ciavarella (que se dio el gusto de poner su batería en esas canciones con las que creció y se convirtió en fan de la banda) viajan al pasado con la intención de recrear su propia historia. En fin, haciendo cosas raras para gente normal.