Este año se sumaron más localidades y provincia para la campaña solidaria que tiene como objetivo ayudar a paliar las necesidades de todo tipo que padece la comunidad wichi del impenetrable chaqueño.

Este año se sumaron más localidades y provincia para la campaña solidaria que tiene como objetivo ayudar a paliar las necesidades de todo tipo que padece la comunidad wichi del impenetrable chaqueño.

Este año la campaña solidaria para colaborar con la comunidad Wichi del Impenetrable chaqueño, que en nuestra ciudad coordina Marcela Montesino, comenzó unos meses antes.

El motivo es porque se colaboró con la población de Jovita que en la primera semana de Enero fue azotada por una gran inundación.

La fecha de salida será el viernes 7 de Julio para compartir una semana ayudando a los desprotegidos pueblos originarios del norte argentino.

“Vamos a estar seis días en el Impenetrable. Tres días en el paraje Pozo del Toba y tres en el Sauzal, que es otra comunidad de allí que nos está esperando con mucha ansiedad para recibir todo lo que le llevamos desde acá”, indicó Marcela a Emisario, para luego agregar que se están recibiendo muchas donaciones, no solamente de la gente de Mackenna, sino también de localidades vecinas y de otras provincias.

“Cada año se suman más localidades de la zona y otras provincias. La sede de esta campaña sigue siendo Mackenna, pero quienes integramos el grupo estamos muy agradecidos por la solidaridad que tiene la gente”, resaltó.

Para esta campaña se espera contar con cuatro camiones con acoplados, los cuales irán repletos con donaciones de todo tipo destinadas a la comunidad Wichi. Además se sumaron más profesionales a los que fueron el año anterior, y en esta oportunidad serán cinco los médicos y cuatro enfermeros, quienes integrarán el grupo solidario que supera las cuarenta personas. Los objetivos de este año serán las escuelas, algunas que fueron incendiadas y otras robadas, pertenecientes al paraje Esperanza ubicado también en el Impenetrable. Allí asisten alrededor de 120 niños que permanecían en el lugar todo el día, teniendo en cuenta que dichos colegios -antes de ser destruidos- contaban con comedores y merenderos.

“Desde el gobierno les han prometido construir nuevas escuelas y nuestros principales objetivos serán equiparlas con muebles y útiles escolares”, continuó diciendo Marcela.

Si bien todavía faltan algunos meses para emprender el viaje, las donaciones más necesarias son de alimentos no perecederos, agua potable o mineral, y, como siempre, ropa, calzados, útiles, etc. Pero la prioridad son los alimentos, “aunque me cueste decirlo, pedimos que nos ayuden con alimentos, porque se están muriendo de hambre”, ejemplificó con angustia la coordinadora.

Las donaciones se reciben en el local comercial de Marcela ubicado en calle 9 de Julio al 360 o en su domicilio particular de calle Gregorio Ramirez 182.

“La campaña viene muy bien. Estamos recibiendo una gran respuesta por parte de la gente de Mackenna y de las localidades de todas las provincias, que este año se han sumado. Esto nos incentiva mucho, y nos llena de satisfacción el alma saber que estamos entre todos ayudando a nuestros hermanos chaqueños que tan mal la están pasando”, concluyó diciendo la coordinadora Marcela Montesino.