En un pasaje del encuentro todos los protagonistas posaron para Emisario.

REENCUENTRO DE AMIGOS DE LOS AÑOS ’60…
El viernes 18 de Marzo, en Estación Pub, se reunió un grupo de amigos que hacía más de cuarenta años no se veían las caras. El objetivo -además de disfrutar de una riquísima cena- fue recordar el pasado en la infancia del barrio (ubicado entre las calles Italia y Sarmiento) que por aquel entonces lo llamaban «la mortadela». La mayoría integraban los equipos más populares de la vecindad denominados Los 7 Leones y Sacachispas.
Hasta altas horas de la madrugada recordaron -entre tragos y tragos- las más divertidas e increíbles anécdotas surgidas de las travesuras que este grupo de amigos realizaban cuando eran purretes.
A la convocatoria -coordinada por el «Pato» Campi- solamente faltó uno de los protagonistas principales del elenco: «Pajarito» Balmaceda, quien por el fallecimiento de su madre no pudo asistir al encuentro con sus amigos de la infancia.
Juan Carlos «Pato» Campi contó a Emisario como surgió la idea, ‘‘De Junin llegó un mensaje a través de los amigos «Piqui» Losino y el «Hurón» Torres diciendo que hacía mucho que no nos encontrábamos con los chicos del barrio. La propuesta fue linda, por eso no dudamos en hacer esta cena.
Pajarito (Balmaceda) fue el encargado de hacer la poesía y el video clip que en un rato vamos a ver’’.
A la hora de definir épocas pasadas, Campi no dudó en afirmar: ‘‘Fue una infancia muy linda la nuestra, teníamos mucha inventiva. No había tele ni nada de lo que los niños y jóvenes hoy tienen a su alcance. Por eso nosotros nos dedicábamos más a la lectura, por las tarde nos juntábamos a cambiar revistas -algunas muy buscadas por ese entonces- como la Patoruzito, Fabian Leyes, Radiolandia, Condorito, Intervalo y Kiling, entre otras. El Ubaldo (Gutierrez) hacia las veces de Canillita’’.
‘‘Los domingos -sigue comentando Juan Carlos a nuestro cronista- íbamos al cine y entre semana nos juntábamos en el baldío del barrio para representar la película. En ese tiempo todos éramos artistas, algún instrumento tocábamos, (de ahí surgieron Los Trovadores del Torres) pero también preparábamos carrozas para ser protagonistas en los corsos’’, recordó el Pato afirmado en la barra…claro, como a las cuatro de la mañana y con varios tragos filtrados, los recuerdos afloraban adueñándose de la mente.
Lo cierto es que todos pasaron una noche cargada de buenos recuerdos y añoranzas que seguramente quedará grabada en sus memorias, y -con seguridad- se repetirá en muy corto tiempo.

El viernes 18 de Marzo, en Estación Pub, se reunió un grupo de amigos que hacía más de cuarenta años no se veían las caras. El objetivo -además de disfrutar de una riquísima cena- fue recordar el pasado en la infancia del barrio (ubicado entre las calles Italia y Sarmiento) que por aquel entonces lo llamaban «la mortadela». La mayoría integraban los equipos más populares de la vecindad denominados Los 7 Leones y Sacachispas.    Hasta altas horas de la madrugada recordaron -entre tragos y tragos- las más divertidas e increíbles anécdotas surgidas de las travesuras que este grupo de amigos realizaban cuando eran purretes.    A la convocatoria -coordinada por el «Pato» Campi- solamente faltó uno de los protagonistas principales del elenco: «Pajarito» Balmaceda, quien por el fallecimiento de su madre no pudo asistir al encuentro con sus amigos de la infancia.    Juan Carlos «Pato» Campi contó a Emisario como surgió la idea, ‘‘De Junin llegó un mensaje a través de los amigos «Piqui» Losino y el «Hurón» Torres diciendo que hacía mucho que no nos encontrábamos con los chicos del barrio. La propuesta fue linda, por eso no dudamos en hacer esta cena.     Pajarito (Balmaceda) fue el encargado de hacer la poesía y el video clip que en un rato vamos a ver’’.    A la hora de definir épocas pasadas, Campi no dudó en afirmar: ‘‘Fue una infancia muy linda la nuestra, teníamos mucha inventiva. No había tele ni nada de lo que los niños y jóvenes hoy tienen a su alcance. Por eso nosotros nos dedicábamos más a la lectura, por las tarde nos juntábamos a cambiar revistas -algunas muy buscadas por ese entonces- como la Patoruzito, Fabian Leyes, Radiolandia, Condorito, Intervalo y Kiling, entre otras. El Ubaldo (Gutierrez) hacia las veces de Canillita’’.    ‘‘Los domingos -sigue comentando Juan Carlos a nuestro cronista- íbamos al cine y entre semana nos juntábamos en el baldío del barrio para representar la película. En ese tiempo todos éramos artistas, algún instrumento tocábamos, (de ahí surgieron Los Trovadores del Torres) pero también preparábamos carrozas para ser protagonistas en los corsos’’, recordó el Pato afirmado en la barra…claro, como a las cuatro de la mañana y con varios tragos filtrados, los recuerdos afloraban adueñándose de la mente.    Lo cierto es que todos pasaron una noche cargada de buenos recuerdos y añoranzas que seguramente quedará grabada en sus memorias, y -con seguridad- se repetirá en muy corto tiempo.