Por más de 7 meses personal policial, de tránsito y distintas áreas del municipio, estuvieron cumpliendo su función las 24 horas en los controles de accesos a la localidad.

Por más de 7 meses personal policial, de tránsito y distintas áreas del municipio, estuvieron cumpliendo su función las 24 horas en los controles de accesos a la localidad.

Después de siete meses Mackenna levantó los controles de acceso a la localidad

El viernes 23 de Octubre el intendente municipal Roberto Casari decidió, después de casi siete meses, levantar los tres controles estrictos a la localidad, que impedían el paso a quienes no contaban con las normas que exigían los protocolos. Además se liberaron otros ingresos por calles alternativas donde se habían colocado barreras de tierra. ‘‘Ahora todo pasa por la responsabilidad de cada uno’’, puntualizó Casari.

Los tres controles sanitarios estaban instalados en los accesos a la localidad por Ruta Nacional 7, Ruta Nacional 35 y bajada por la calle paralela al predio de la Sociedad Rural por la Ruta 7 en el sector este.
También se sacaron las lomas de tierra que impedían el ingreso por calles alternativas a la altura de la rotonda y calle de los troperos, ente otras.

A partir de entonces los controles dentro de la ciudad los realiza la policía en forma conjunta con el personal de tránsito del municipio.

Reconocimiento

Vale recordar y destacar el trabajo que realizaron durante casi siete meses personal -la mayoría mujeres- de tránsito y otras áreas de la municipalidad junto a personal policial, quienes las 24 horas estuvieron ‘‘al pie del cañón’’ arriesgando su salud controlando cada vehículo que entraba o salía de la localidad. Esas personas debieron soportar intensos calores en horas de la siesta, el frío, las heladas y vientos de todo el invierno, para dar la seguridad que quienes ingresaban no estaban contagiados, una manera de proteger la salud de los mackennenses. Tuvieron que sobrellevar que el control ubicado en la entrada por la ruta 35 una fría madrugada se incendiara la casilla que usaban de resguardo. Por suerte solo hubo daños materiales.

Desde que comenzó la cuarentena Mackenna siempre tuvo controles en los accesos a la localidad. Después de 4 meses, cuando los casos de Covid-19 comenzaron a ser masivos, se duplicaron los equipos de 4 ó 5 personas que realizaron turnos de 8 horas para cubrir día y noche los principales accesos a la ciudad.

‘‘A partir de ahora quienes vengan que tengan la responsabilidad de que si tienen algún síntoma no entren a ninguna localidad, y si es positivo no circulen por toda la región’’ manifestó el intendente Roberto Casari.