Con mucha angustia por el asesinato del padre Coqui y la inseguridad que no para, la gente de Mackenna se movilizó en multitud el miércoles 28 de Octubre y el domingo 1º de Noviembre.

Con mucha angustia por el asesinato del padre Coqui y la inseguridad que no para, la gente de Mackenna se movilizó en multitud el miércoles 28 de Octubre y el domingo 1º de Noviembre.

Tal como se había previsto la misma noche del fatal crimen, en horas del mediodía del miércoles 28 una multitud de vecinos se movilizaron para pedir justicia por el brutal asesinato del párroco Jorge Vaudagna. La marcha comenzó desde la parroquia, pasando frente a la municipalidad, la cual estaba cerrada teniendo en cuenta que el intendente Roberto Casari había decretado tres días de duelo. La manifestación culminó frente a la comisaria, donde el Comisario Mayor Walter Huerta -máxima autoridad de la Departamental Río Cuarto- tardó en salir para escuchar el reclamo de los vecinos.

Vale recordar que hace dos años, debido a la ola de robos producidos en la localidad y con el asesinato de una pareja de abuelos para robarle el vehículo, también la comunidad se movilizó pidiendo seguridad, donde los entes relacionados al tema en cuestión prometieron revertir la situación, lo que finalmente no se cumplió. Entre esas ‘‘promesas’’ figuraba crear una área de mediación, y que al menos una vez a la semana se instalara en la dependencia policial local un fiscal para ayudar a la policía a aclarar situaciones complejas de la delincuencia.

Muy indignada y cansada de tantas promesas incumplidas, la comunidad de Mackenna nuevamente salió a pedir justicia y seguridad.

Además, y para rebalsar la gota del vaso, el jueves al mediodía y el viernes a la noche se producen dos hechos de robo, por lo que el domingo a la tarde la población se volvió a movilizar, esta vez saliendo desde la ex estación del ferrocarril.