Carlos Alberto Boaglio se mostró sorprendido y muy emocionado por esta importante distinción a nivel mundial.  El multifácetico escritor sumó un nuevo y muy relevante galardón a su dilatada trayectoria artistica.

Carlos Alberto Boaglio se mostró sorprendido y muy emocionado por esta importante distinción a nivel mundial.
El multifacético escritor sumó un nuevo y muy relevante galardón a su dilatada trayectoria artística.

Dada la cancelación en forma presencial del 40º World Congress of Poets (Congreso Mundial de Poetas), que debió realizarse este año en Budapest (Hungría), se están llevando a cabo reuniones virtuales con la participación de poetas de todo el mundo.

Este importante congreso que se viene desarrollando desde 1969, organizado por la WAAC: World Academy of Arts and Culture (Academia Mundial de Arte y Cultura), este año se realizó en forma virtual los siguientes días: el 17 de Octubre se llevó a cabo la primera sesión del congreso para los escritores en español, el 24 de Octubre para escritores en inglés y el 31 de Octubre para escritores en chino.

El sábado 17, como se dijo anteriormente, se llevó a cabo la reunión para los poetas en español quienes fueron recibidos, a través de la plataforma de Zoom, por la Dra. María Eugenia Soberanis, secretaria general de WAAC desde la ciudad de México.

En primer lugar, se escucharon las palabras del presidente del WCP: Congreso Mundial de Poetas, Dr. Maurus Young, poeta chino radicado en París, luego dirigió la palabra el primer vicepresidente de la WAAC: Dr. Ernesto Kahan desde Israel, para dar paso luego a las palabras del tercer el vicepresidente Istan Turczi, desde Budapest (Hungría).

Cada uno de los asistentes usó unos minutos para saludar a los participantes en español que se dieron cita desde distintos lugares del mundo.

Para finalizar la primera reunión se dio a conocer el fallo del Concurso Literario del WCP: Congreso Mundial de escritores.

El Honorable Jurado estuvo conformado por la escritora Guadalupe Chávez López de México, la escritora Luz Argentina Chiriboga de Ecuador y la escritora Diana Irene Blanco de Argentina. Luego de realizar las presentaciones correspondientes y dejar en claro que el tema de este concurso fue ‘‘la lejanía’’, dada la situación de pandemia por la que transita el mundo, la secretaria María Eugenia Soberanis dio a conocer el veredicto: Primer Premio: ‘‘La tarde tiene la garganta roja’’, firmado con el seudónimo Santino, perteneciente a Carlos Alberto Boaglio de Argentina.

Del segundo al quinto premio fueron premiados poetas de México y otros países latinoamericanos, incluidos la Argentina.

Los poetas premiados leyeron sus poemas en una reunión donde la virtualidad no impidió el entrecruce de sentimientos.

Carlos Alberto Boaglio, oriundo de la ciudad de Las Varillas y radicado desde hace años en nuestra ciudad, participó de la reunión desde su domicilio particular, ya que estaba cumpliendo con el aislamiento obligatorio por estar contagiado de Covid 19, y manifestó su sorpresa y su intensa emoción al recibir un premio de tal magnitud.

Se espera con ansias las próximas reuniones donde se conocerán los poetas premiados en inglés y chino.
Los primeros premios de cada idioma serán traducidos al español, inglés, francés y chino y publicados en revistas literarias y páginas de internet de todo el mundo y en las publicaciones correspondientes al Word Congress of Poets y de la World Academy of Arts and Culture.
A continuación, texto de la poesía premiada:

LA TARDE TIENE LA GARGANTA ROJA
Autor: Carlos Alberto Boaglio

La tarde tiene la garganta roja
de tanto pedirle a lluvia que deje de llorar.
Detrás de la arboleda un beso amarillo cae
entre los ojos de un otoño demasiado opaco.
El camino es un mendigo que pide limosnas
en una esquina vacía de viento.
El recuerdo tiene planes de presente
y el amor se ha quedado sin cuerpos y sin casa.
No hay asombro.
La soledad transita, hundida y muda,
como un hueco en las espaldas,
como un hoyo en el pecho,
como un agujero en el alma de la nada,
donde pensar la vida conmueve las horas que resbalan,
donde pensar la muerte estremece el suspiro que se escapa.
Sin embargo,
un resplandor ensaya un cielo
en las orillas genuinas de un anillo de fuego
y sol esparce un jarabe dulce
sobre la garganta roja de la tarde
y ella se duerme tendida entre sus rayos
y sueña que es un vestido suspendido en un vuelo,
un ave sonrojada con alas de pañuelo.
Yo no sé si soy yo,
o si es la luna que viene descalza,
o es la noche que salta, bajo las sombras blancas,
o es la lluvia que, ahora, duerme, tapizada de mantas.
Yo no sé si soy yo, pero en esta lejanía,
hoy hay alguien que canta.